Hoy día, existe muchas tensiones entre lo individual y lo empresarial, estas constantes circunstancias tienden a alterar el estado emocional y en ocasiones nos hace llegar al borde de nuestro propio limite físico y psíquico.

 

Podemos definir  Inteligencia Emocional como: Nuestra capacidad de comprender, aceptar y gestionar los propios estados emocionales generados a partir de nuestro contexto profesional así como la capacidad de entender y comprender a los demás de forma que podamos mejorar nuestra relación con ellos, a través de la comunicación, el trabajo en equipo, el liderazgo o cualquier otra competencia relacionada con el trabajo en grupo.

 

La inteligencia emocional determina que las condiciones intelectuales no son la única garantía de éxito en el ámbito profesional, sino que unido a las necesidades emocionales de cada individuo puede garantizar éxitos reiterados en toda la actividad del mismo.

 

Para entender mejor el concepto a lo que se refiere la inteligencia emocional en el trabajo, haremos referencia al marco competencial de la inteligencia emocional, definido por Goleman en Working with emotional intelligence :

 

Competencias personales:

 

Autoconciencia

  • Conciencia emocional: Reconocer las emociones propias y sus efectos.
  • Autoevaluación emocional: Saber las fortalezas y limitaciones propias
  • Autoconfianza: Un fuerte sentido de la propia valía y las capacidades.

Autorregulación

  • Autocontrol: Mantener el control en situaciones críticas.
  • Confiabilidad: Mantener los principios de honestidad e integridad.
  • Adaptabilidad: Flexibilidad para asumir el cambio.
  • Innovación: Sentirse cómodos con las nuevas ideas y enfoques

Motivación

  • Orientación al logro: esforzarse por conseguir nuestro estándar de excelencia.
  • Compromiso: Alinearse con los objetivos de un grupo u organización.
  • Iniciativa: Capacidad de actuar con premura y anticipación.
  • Optimismo: Persistencia en perseguir nuestros objetivos pese a las dificultades y obstáculos.
  • Inteligencia emocional en el trabajo

 

Competencias sociales:

 

Empatía

  • Comprender a los demás: Capacidad de comprender los sentimientos y puntos de vista de los demás, prestando el interés necesario.
  • Desarrollando a los demás: Ser sensibles a las necesidades de desarrollo de los demás y potenciar sus capacidades.
  • Orientación al servicio: Anticiparse, reconocer y satisfacer las necesidades de los clientes.
  • Gestión de la diversidad: Fomentar las oportunidades que ofrece la diversidad cultural, étnica, y diferentes tipos de personas.
  • Conciencia política: Ser capaces de leer las tendencias de poder y emocionales entre los miembros de un grupo.

Habilidades sociales

  • Influencia: Utilizar tácticas efectivas para ganar el consenso y persuadir a otros.
  • Comunicación: Escuchar abiertamente y ser capaces de lanzar mensajes convincentes.
  • Gestión del conflicto: La capacidad de aceptar, sostener y resolver conflictos.
  • Liderazgo: Inspirar y guiar a otros.
  • Construir lazos: Ser capaces de generar relaciones de confianza con otras personas o grupos.
  • Colaboración y cooperación: Trabajar con otros para conseguir un objetivo común.
  • Habilidades de trabajo en equipo: Crear y aprovechar las sinergias en la persecución de objetivos colectivos.

 

Tenemos entonces,  que además de competencias técnicas debemos disponer  de capacidades relacionadas con la inteligencia emocional, para el éxito en el ámbito laboral y el personal.

 

Resumen realizado por  Derkje van Dillewijn.

Mercatóloga, Escritora, especialista en Mercadeo Social. CRM Head van Dillewijn

 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

clear formSubmit