Comienza a crecer el interés por la formación profesional al masificarse la enseñanza de los oficios. Esto se inicia con el paso de la producción individual artesanal (maestría) a la generación de productos de consumo masivo. Esto se observa al inicio de la revolución industrial, debido al invento de la máquina de vapor, fuente de energía artificial.

Toma carácter institucional con los esfuerzos realizados por Víctor Della Voz (1868) con la construcción del ferrocarril ruso. Charles R. Richards desarrolló la fórmula de calificación ocupacional con la fórmula que lleva su nombre. Charles Allen (1919) en su libro “El hombre y su Trabajo” define los niveles en el análisis de oficio y mejora la fórmula de calificación ocupacional. Charles A. Prosser propone sus 16 teoremas de la formación profesional. Robert Selvidge (1923) define las “unidades de operación” y “unidades de información” relacionadas. Verne C. Fryklund durante la segunda guerra mundial desarrolló el método de enseñanza intensiva en la industria, TWI (Training Within Industry), también denominado FIE (Formación de Docentes en Empresas).

La formación profesional toma carácter legal en el año 1919 cuando se crea en los Estados Unidos la primera ley “Agricultural Act”. En 1930 se crea la “Organización Internacional del Trabajo” (OIT) mediante el convenio de Versalles. Una de las metas de la OIT es la de estudiar y propulsar la enseñanza sistemática de oficios mediante estándares internacionalmente calificados. Después de la segunda guerra mundial se crea la Agencia para el Desarrollo Internacional, AID.

En Diciembre 1963 se funda CINTERFOR, el Centro Interamericano de Investigación y Documentación sobre Formación Profesional, con sede en Montevideo, Uruguay. CINTERFOR es considerado como prueba de la firme decisión de los países latinoamericanos para unir esfuerzos en el desarrollo del campo de la formación profesional.

En Latinoamérica, la formación profesional se desarrolla en aquellas empresas e institutos, públicos y privados, donde enseñan oficios así como también las Escuelas Técnicas.

Países latinoamericanos con institutos de formación profesional:

Argentina        INET, Instituto Nacional de Educación Tecnológica

Bolivia             INFOCAL, Instituto de Formación y Capacitación Laboral

Brasil              SENAI, Servicio Nacional de Aprendizaje Industrial,

”                      SENAC, Servicio Nacional de Aprendizaje Comercial

Colombia        SENA, Servicio Nacional de Aprendizaje

Costa Rica      INA, Instituto Nacional de Aprendizaje

Chile               INACAP, Instituto Nacional de Capacitación Profesional

Ecuador          SECAP, Servicio Ecuatoriano de Capacitación Profesional

Guatemala      INTECAP, Instituto Técnico de Capacitación y Productividad

Honduras        INFOP, Instituto Nacional de Formación Profesional

Panamá           IFARHU, Instituto para la Formación y Aprovechamiento de Recursos Humanos

Perú                SENATI, Servicio Nacional de Adiestramiento en Trabajo Industrial

Uruguay          UTU, Universidad del Trabajo del Uruguay – Consejo de Educación Técnico Profesional

 

Resumen investigativo Jasper C. van Dillewijn, PhD

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

clear formSubmit