Las organizaciones se constituyen de dos grandes pilares:

 

  • Su carácter, que es lo que son
  • Su capacidad, que es lo que pueden hacer en su círculo de influencia

Estos dos grandes pilares se desarrollan a través de dos tipos de elementos:

 

Elementos blandos: personas (núcleo de talento humano) y clima capacitador. Las personas son la batería creadora de las organizaciones, y el clima capacitador es lo que las mantiene en modo “productivo – creativo – creciente”

 

Elementos duros: sistemas de gestión; a saber; procesos, tecnología y organización. Los sistemas de gestión de las organizaciones van evolucionando en niveles de madurez, a nuevos estados de efectividad con enfoque global

 

La sinergia producida entre elementos blandos y duros amplía el círculo de influencia personal y organizacional; fortalece el carácter e incrementa la capacidad

estrella